martes, 21 de junio de 2011


Hacia una mejor sociedad

Vitruvio, un arquitecto romano del siglo I a. C. en su Tratado de Arquitectura afirma: Que los principios espirituales de la humanidad sean tan fuertes como los pilares de sus casas y sus teatros.

Esto, además de ser una bonita metáfora, es algo que se presenta muy pocas veces; la parte espiritual es un tema que casi no se tiene en cuenta. La humanidad ha creado hábitos alimenticios, recreativos, laborales, familiares, etc. pero hábitos espirituales, es un termino que solo algunos comparten y no es coincidencia gratuita que dichas personas sean las únicas que alcanzan sus metas.

De la misma forma que se cuida al cuerpo, se lo protege del sol, se lo alimenta bien, se lo baña, se lo maquilla, de la misma manera, la parte interna merece el mismo cuidado, con hábitos muy sencillos que conducirán a una mayor conciencia en la personalidad.

La palabra crea la cosa que nombra por ello se necesita impecabilidad en su manejo pues sin el lenguaje la humanidad no existiría. Comprender que nunca habrá una verdad absoluta aportara herramientas para no tomarse nada personal, esto con el fin de no sembrar rencor y discordia y optar por una actitud cargada de tolerancia y sentido de convivencia.

No suponer las cosas ayuda a que las palabras que se nombren estén comprometidas con los pensamientos y con los actos para que haya coherencia e integridad, evitando remordimientos y reproches en el futuro.

Estos son ejemplos de algunos hábitos para una vida sana, que practicándolas día a día, se caerá en la conciencia de estar obrando en paz, brindando el máximo esfuerzo para la construcción de una nueva sociedad fundamentada en los derechos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores