viernes, 23 de abril de 2010



EL ZAHIR

Sobre esta novela puedo decir que ademas de ser entretenida, pues me gusta la narraciòn , al principio no entendia cual era la verdadera profundidad, solo parecia una historia de amor, mas aùn porque no entendia exactamente que es un Zahir, pero decidi investigar un poco mas y me di cuenta que este termino proviene de la mitologia Islamica y es un objeto de obsesiòn, algo que despues de que se ha visto, no se puede olvidar, ni aunque se haya perdido de vista.

Esta historia habla de una obsesiòn por recuperar un amor perdido y en esta busqueda se van comprendiendo terminos como la libertad, la realizaciòn personal y la necesidad que cada uno tiene de alcanzar sus metas, a veces nos perdemos y olvidamos quienes somos. Si lo analizo desde el punto de vista de las relaciones de pareja, desafortunadamente a veces se nos olvida que el otro tiene sus propios anhelos e ilusiones y que aunque debemos pensar en pareja, si los sacrificamos, si en vez de apoyarnos, pensamos que somos "dueños" del otro y que esto basta para ser feliz, lo que conseguiremos serà el efecto contrario, frustraciòn y soledad. Debemos buscar la manera de encontrar un equilibrio, en el que podamos ser felices y entregar, pero sin dejar de ser nosotros mismos, suena algo complicado, mas en una sociedad como la nuestra en el que el egoismo predomina y pensamos que al tener una relaciòn "el otro" debe sacrificarse por nosotros, y debe dejar su vida por hacer la que a nosotros nos parece, cualquier hombre que escuche esta historia, al final, en donde se narra que ella està embarazada de un desconocido, de ninguna manera lo aceptaria, es algo inaudito, a mi me parece muy valiente y un acto de gran amor, la hizo feliz y èl fuè feliz.

Me parece polèmico, no se si quisiera tener un zahir que me obsesione tanto que me angustie, pero despues lo pienso y siento que de una u otra manera, todos estamos en la busqueda de "ese" algo que nos falta, eso que queremos logar y que nos hace sentir realmente realizados.

Carolina Velasquez Giraldo

1 comentario:

  1. El Zahir es una novela del escritor brasileño Paulo Coelho. Fue publicada el año 2005 y narra acerca de una obsesión de un hombre por recuperar un amor perdido y comprender porque lo perdió.

    Esta obra fue tomada en bases a un cuento de Jorge Luis Borges, en el cual se habla del Zahir como una moneda con la cual un hombre se obsesiona y la cual no lo deja pensar y lo enceguece.

    El Zahir puede ser un objeto cualquiera que obsesiona a alguna persona. De allí que lo importante en la obsesión no es el objeto sino la persona que está obsesionada con él. Para Pablo Coelho es el amor. El amor es ese zahir que quita el sueño y que nos quita la libertad.

    Y si el Zahir es tal obsesión, pues lo mejor es alejarlo de nuestra vida o destruirlo para que no nos devore en esta obsesión. El problema es que muchos no somos conscientes de que nuestra mente tiene estos zahires porque nunca nos detenemos a reflexionar sobre nuestra existencia y el porqué hacemos las cosas, es decir, no reflexionamos sobre nuestras intenciones.

    Por eso poco a poco, los zahires van ocupando nuestro pensamiento a tal punto que no logramos ver nada más. Y estoy hablando de que el zahir puede ser cualquier cosa: otra persona, el dinero, un trabajo, cualquier aspecto que consideremos imprescindible y sin el cual pensamos que podríamos sufrir mucho.

    En muchas ocasiones de nuestra vida, queremos algo tanto sin detenernos a pensar realmente porqué, que se nos va convirtiendo en una obsesión. Y empezamos a obsesionarnos por conseguir ese algo, simplemente por la terquedad de conseguirlo porque lo pensamos necesario para nuestra vida, y nos perdemos del disfrute que implica ir logrando lo que nos proponemos cuando realmente tenemos una intención que nos pueda llenar de felicidad y sabemos cuáles son nuestros objetivos y el porqué los definimos para nuestra vida.

    Y para poder hacer esto, debemos haber emprendido un proceso para conocernos a nosotros mismos. Muchos empiezan al revés, otros probablemente sufran toda su vida, pero lo cierto, es que creo que todos en algún momento tenemos nuestros zahires. Lo importante es parar un poco al ritmo de la vida y detenerlos a reflexionar.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores