lunes, 12 de abril de 2010


"Inversiòn en la excelencia 2"

Extender tu zona cómoda, me produce mucho temor, y creo que eso es natural, pero por fortuna este año me propuse hacerlo, aunque no en esos términos, lo que me dije fue, “Superar algunos miedos este año” y fue acertado porque mi vida cambio de una manera tan fuerte, que incluso para mi es sorprendente, pero sigo estando feliz con dicho giro.

Llegue a sentir que ciertos ciclos en mi vida habían llegado a su fin, y que necesitaba crecer, por ello cambie de trabajo, cambie de hábitos y cambie de perspectiva. Es grato para mi escuchar en estos audios que he tomado decisiones acertadas, todos y cada uno de los audios o me han confirmado mi manera de pensar diciéndome: has hecho lo correcto, o me han mostrado: vas bien pero te falta esta parte no lo olvides.

Con la idea de extender tu zona cómoda, recuerdo particularmente que por muchos años tuve miedo a los caballos, creo que a raíz de un susto que tuve cuando cabalgaba por primera vez a la edad de 11 años, me demore mas de una década temiendo a ellos, no contemplaba la idea de tocarlos, estar cerca de ellos y menos montarlos, este año en el mes de enero, decidí una tarde que ese miedo no seria mas parte de mi, estaba en una finca así que me tome dos cervezas rápidamente (pa darme mas coraje ji) y me monte sin pensarlo, estaba cagada del susto, en todo el tiempo que estuve encima de aquel animal pensaba que me caería, que me pisaría etc.

Sin embargo termine el paseo y me di cuenta que nada de eso me paso. Estaba tan orgullosa de mi que a todos mis amigos les conté, sabia que nadie podría reconocer como yo el valor de aquel logro, pero lo era para mi y eso fue suficiente, al mes fui a cabalgar toda una tarde con mi hija, y la experiencia fue totalmente placentera. Pensé cuanto placer me había perdido por tantos años de temor a cabalgar, pero también recordé que había dado un paso y había sido solo gracias a mi. Creo que ahí extendí mi zona cómoda, creo que supere un miedo en mi vida, creo que me sirvió mucho y creo que poco a poco lo seguiré realizando con cada situación a la que temo.

Durante muchos años fui vulnerable a la opinión de los demás de una manera tan influyente que sin darme cuenta me convertí en una persona inexpresiva, tímida, totalmente callada; siempre pensé que lo que pensara o dijera eran bobadas con las que no tenia que molestar a los demás. Actualmente las cosas han cambiado, pero tuvieron que pasar muchos años para llegar aquí, incluso aun sin darme cuenta repito ciertos comportamientos, y me sorprendo la forma como permití que este habito me caracterizara, escuche tanto tiempo negatividades acerca de mi que cuando alguien decía algo bueno, pensaba que me estaba mintiendo, que no era así, me acostumbre tanto a mis depresiones que cuando me “sentía bien” me embargaba la desconfianza, solo esperaba el momento que todo volviera a ser como siempre había sido, es decir triste, creo que estaba en un circulo vicioso, que a través de los años fui alimentando, pensaba que era desdichada por las desgracias mías, y cuando estaba bien y algo pasaba reafirmaba que así tenia que ser porque mi vida era ser desdichada. Así no gozaba de mis buenos momentos.

Eso ahora no es así, en absoluto pero si note que inconscientemente aun en algunas ocasiones considero mis ideas tontas. Lo digo porque el miércoles que me encontraba en una conferencia en la universidad, el profesor hizo una pregunta que rápidamente en mi mente respondí, y en vez de alzar mi mano y decirlo, enfoque mi mirada hacia mis compañeros esperando que alguno respondiera, pasaron varios segundos y el profesor esperaba y yo esperaba y el silencio invadió el auditorio; me paralicé. Cuando el profesor responde ahí si me salieron las palabras, y me dije yo lo sabia. Al salir de la conferencia me puse a pensar en lo que había pasado, y me di cuenta de que a pesar de mi trabajo de mi esfuerzo de las superaciones que he sumado en mi vida, fue tanto tiempo con ese habito negativo de callar, que un día que a pesar de que quise hablar, no pude. Pero no me desanime, he avanzado muchísimo, y la próxima vez, alzare mi mano y diré mi opinión.

Angelica Maria Castro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores