viernes, 28 de mayo de 2010

HAY UNA SOLUCION ESPIRITUAL PARA CADA PROBLEMA

“Nuestra verdadera vida es cuando estamos despiertos en nuestros sueños”

La energía para crear lo que queremos está en nuestros pensamientos.
Los seres humanos estamos inmersos en los problemas, todo el tiempo nos la pasamos quejándonos de todo lo malo que nos sucede, y muchas veces de aquello que nos puede suceder, sin nisiquiera ser realidad.

Se nos ha convertido en un discurso constante el ver la vida llena de dificultades y sueños inalcanzables, nos hemos limitado a vivir de acuerdo a lo que consideramos “nos ha tocado”, pero esa forma de vivir muchas veces no proviene de nosotros mismos, sino de lo que nos han enseñado “debe ser”, lo que “nos correspondió”.

Pero porque no pensar de manera más trascendental? Tenemos la capacidad de hacerlo, de reflexionar, levantar nuestra mirada y darnos cuenta de que tenemos libertad para hacer de nuestra vida algo mucho mejor, no es fácil, pero yo puedo decidir que pienso y que camino quiero tomar, no ser lo que todos me dicen que tengo que ser.

La cuestión no es volverse un rebelde sin causa, pero un poco de rebeldía no está mal, pues nos lleva a replantearnos realidades y a intentar vivir la vida que nos hemos imaginado.

Muchos audios, libros y autores de superación nos dicen algo parecido, que tengamos un pensamiento positivo todo el tiempo, y definitivamente, la mente humana es tan poderosa que nuestro pensamiento puede crear o destruir.

Pero, este tema me tocó mucho, porque se remite más a nuestra espiritualidad y no se está hablando de religión, podemos asistir a una iglesia y sentirnos vacíos.

“Lo que somos es lo que hay en el corazón”, Shakespeare dijo “Ve a tu pecho, llama y preguntare a tu corazón que sabe”.

El tema es que a veces nos llenamos de problemas y somos quejumbrosos y muchas soluciones están en nuestro corazón, en nosotros mismos. No se puede obviar que hay problemas económicos, familiares, de trabajo, en fin, cosas que son reales, pero como lo explican en una anécdota, si hoy nos dieran un golpe en la cabeza y se nos olvidara todo, tendríamos problemas? No, tendríamos una vida simple; lo que nos explica que los problemas están en nuestra cabeza porque así lo queremos.

A muchos nos puede chocar esto, porque toda la vida hemos vivido de esta manera, como es posible? Si los problemas que tenemos son reales, latentes, pero la verdad es que nos hemos acostumbrado a echarle la culpa de nuestra inconformidad con nuestra vida y a lo que no hemos logrado tener a “los problemas”.

Pero tratando de encontrar la raíz de tantos problemas humanos, nos damos cuenta de que el ego está muy inmerso allí, el ser humano ´piensa que está separado del mundo, soy lo que soy y estoy separado del resto de personas, vivimos en este planeta, pero nos encontramos separados de él, vamos a la iglesia, pero nos encontramos separados de Dios.

El gran problema es que el ser humano cree que está separado de su fuente, nos hemos vuelto tan egoístas que nos matamos entre nosotros mismos, destruimos nuestro planeta, y aunque hablamos muchísimo de Dios , no estamos realmente unidos a él.

Todo el tiempo estamos pensando en cosas negativas, si hiciéramos un ejercicio y pudiéramos anotar la mayoría de nuestros pensamientos diarios, que son demasiados, nos daríamos cuenta de que todo el tiempo creamos cosas negativas, pensamos más en lo que no nos gusta y si dedicamos nuestros pensamientos a cosas negativas será así.

No es fácil, pero si tenemos conciencia de esto, podemos empezar a cambiar nuestra manera de afrontar la vida, hay cosas que no manejamos, la muerte de un ser querido, un accidente inesperado, pero si podemos decidir cómo afrontamos las situaciones y empezar a direccionar nuestros pensamientos de manera positiva.

Desarrollar y fortalecer nuestra espiritualidad nos proporciona bases fuertes para tener pensamientos positivos, para ver la vida desde otra perspectiva; y la cuestión no es ser budista, sino ser como buda, no ser cristiano sino ser como Jesús, en fin, la idea no va encaminada a que todos nos volvamos profetas, la idea es poner en práctica estos principios fundamentales y universales, como el amor, la paciencia, la tranquilidad, la meditación, el perdón, la alegría.

Vivir una vida espiritual nos lleva a conectarnos a los otros y al mundo. Y cuando nos sentimos conectados los unos a los otros empezamos a actuar en consecuencia, ya no se nos hace invisible el sufrimiento ajeno, nuestra generosidad y bondad sale a flote, perdonamos más fácil y nos quitamos esa carga del resentimiento, cuidamos nuestro entorno, somos más tolerantes y nos respetamos, respetamos la naturaleza, a los animales y nuestros “problemas” empiezan a disminuir o desvanecerse.

Po ultimo esta oración de San Francisco de Asís, la he leído muchas veces, pero no había comprendido el gran significado que tiene, tal vez debamos hacer un alto en el camino y pensar en cada palabra profundamente, a mí me llevó a comprender, que depende de nosotros estar en paz con nosotros mismos y con los demás, son nuestras actitudes y nuestros pensamientos, que deben estar cargados de amor, lo que nos lleva a vivir de una manera diferente, a sentirnos plenos y felices con nuestra vida.

Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz.
Donde hay odio, que lleve yo el Amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el Perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión.
Donde haya duda, que lleve yo la Fe.
Donde haya error, que lleve yo la Verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.
Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.
Porque es:
Dando, que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.

Carolina Velásquez Giraldo.

Click aquí para ver este video.

1 comentario:

  1. Wayne W. Dyer, es unprestigioso psicólogo, profesor universitario, conferenciante y autor del best seller.

    Este autor, en su lenguaje habitual, recuerda que todo lo que existe en este Universo, incluidos los pensamientos, es energía. Si lo que antecede a toda acción es un pensamiento, dependerá de la frecuencia de esa energía, del grado y del impacto que tiene en nosotros para ser conscientes del enorme poder que tenemos para poder vivir de una forma completa y profundizar en la comprensión de cómo nuestros pensamientos modelan la manera de vernos a nosotros mismos y al mundo.

    En este audio abordamos nuestros pensamientos como la fuerza creadora de la realidad que vivimos. El autor nos transmite la visión de que mantenemos problemas porque nos sentimos separados o alejados de la fuente, que es la energía del universo o de Dios, si se es creyente.

    Es un audio jocoso, utiliza frases de muchos sabios o personajes conocidos con muchas anécdotas personales y chistes. Logró transmitirme un mensaje espiritual. El mensaje es de cambio y despertar espiritual y lleva a él con un lenguaje muy sencillo.

    Define varias palabras muy importantes:

    Éxito:

    "Si uno avanza confiado en la dirección de sus sueños y acomete la vida que se ha imaginado para sí, hallará un éxito inesperado en sus horas comunes" (Henry David Thoreau). Da una definición el éxito que realmente me sorprendió: “éxito es alcanzar con seguridad en la dirección de sus sueños, si intenta vivir la vida que ha imaginado, dará con éxito inesperado en tiempos normales”.

    Problemas:
    "Tú no tienes problemas, tú crees que los tienes". Renombra algunas frases ya escuchadas en los 4 acuerdos: "Debo reescribir mi acuerdo con la realidad" refiriéndose a qué actitud tomar frente a situaciones "negativas". Lo que se piensa es lo que se expande y se convierte en mi vida.

    Espiritual:
    Es una manera de ser, es la capacidad de entender quien soy, viéndome como un ser espiritual que tiene que vivir una experiencia humana y vivir en correspondencia con el amor. Es ser mejor de lo que era.

    Solución:
    Introducir algo a mi vida que haga que lo que yo llamo problema desaparezca.

    En mi vida debo ser un instrumento de paz, dar paz y una forma de hacerlo es poniendo en práctica 3 cosas:
    • Responder con amor al odio
    • Defender al ausente
    • Ser yo mismo, reconocerme.

    Esto implica redactar de nuevo mis acuerdos con la realidad. Para esto debo ponerme en la duda, pensar soluciones en el amor y llenar de gracia la vida en los momentos en que estamos perdidos.

    Nos deja una oración muy linda, para orar cada que estemos pagando el precio de nuestro cambio, para que nos de fortaleza:

    Señor, haz de mí un instrumento de Tu paz.
    Que donde haya odio, siembre amor,
    que donde haya daño, perdone,
    que donde haya duda, ponga fe,
    que donde haya desesperación, ponga esperanza,
    que donde haya oscuridad, ponga luz,
    que donde haya tristeza, ponga alegría.
    Oh, divino Maestro, concédeme el no buscar
    ser consolado, sino consolar,
    ser comprendido, sino comprender,
    ser amado, sino amar.
    Pues al dar recibimos,
    perdonando somos perdonados,
    muriendo nacemos a la vida eterna.

    San Francisco de Asis.

    Cada vez que escucho estos audios y actualmente, en cada cosas que estoy intentando cambiar en mi vida, siento y comprendo que esto es un proceso, como todo, la primera vez de todo siempre es muy dura, pero tenemos que adaptarnos a las nuevas circunstancias y decirnos a nosotros mismos que todo lo que hemos cambiado nos permite ser cada día más grandes, ascendiendo un peldaño más.

    Esta semana, por ejemplo, me propuse no alterarme, no discutir con mi pareja por cosas banales que aparentemente son problemas, y lo he logrado, me estoy controlando y siento que hacerlo no es reprimir mis sentimientos sino mantener el control y para mí esas son mis pequeñas victorias. Sé que pronto voy a recoger mi cosecha.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores