martes, 29 de junio de 2010

LOS JOVENES Y EL DINERO

Nos quejamos todo el tiempo de cómo está la juventud en la actualidad, que se han perdido los valores y solo les interesa el dinero. Pero son ellos solos lo que llegaron a esto? A mí no me parece, como sociedad no se ha hecho nada, los padres están tan ocupados trabajando o viviendo sus vidas, que no se dan cuenta de lo que piensan sus hijos, las mejores nanas son el computador y el televisor y en el mejor de los casos, los amigos.

No se trata de golpear, maltratar ó ser totalmente intransigentes, pero irrespetamos a nuestros niños y jóvenes, los tratamos como objetos, ahora se tienen hijos o por descuido, que es terrible, porque hay muchísima información sobre los métodos de anticoncepción, y sino, por moda, como lo vemos con muchas estrellas de cine o la televisión, parece que entre más se tengan mejor.

Pero subestimamos a los adolescentes, y los padres se han encargado de hacer que su mente, que podría ser grandiosa, se llene solo de banalidades, no se les enseña a tener criterio, nuestra educación está hecha para que sean fotocopias unos de otros. Pero pienso que no todo está perdido, este mes he tenido la oportunidad de compartir con un grupo de jóvenes, que tal vez no tengan lujos económicos, pero es muy gratificante ver cómo les interesa aprender, como pueden profundizar y expandirse en lo que les gusta, informarse y hablar con criterio, creer en si mismos para mejorar su vida y pensar que pueden aportar para mejorar su entorno. Como lo dije, tendemos a subestimar a la gente, y no creer en nuestra juventud, llenarlos de cosas sin sentido es hacerles entender que no valen y que no esperamos nada valioso de ellos.

Es muy importante trabajar con la juventud, pues sus ideas son las que se desarrollaran en el futuro, de su formación dependerá su amor hacia sí mismos, y hacia lo que les rodea.

Nos hemos convencido de que las personas solo valen por el dinero que tienen en los bolsillos, pero este por si solo, no nos hace mejores o peores, depende del manejo que le demos y como podamos dejar una huella positiva en el mundo.

Creo que todo empieza por casa, los jóvenes son muchas veces el reflejo de sus hogares, de sus padres, aunque no lo queramos reconocer, así que también hay que trabajar con aquellos adultos que son ejemplo y guía para aquellos que están empezando su vida.

Carolina V.

Click aquí para ver este documental.

1 comentario:

  1. Tras ver los documentales Yes Men al Ataque, Los jóvenes y el Dinero y Los Niños Esclavos en la India, quedé boquiabierta.

    Voy a hablar primero sobre cada documental y luego sobre mi conclusión general.

    Al ver el documental Yes Men, inicialmente me produjo risa. Estos son dos personajes muy valientes y creativos, vestidos de traje. Me gustó su forma respetuosa de ser activistas. En la medida que avanzaba el documental pude identificarme mejor con sus personajes. Luego dejé de verlos como personajes en un documental y entendí que yo estaba allí también de alguna forma. Me causó una enorme impresión cuando se sentaron al lado de alcalde de New Orleans y de la Gobernadora. Lo que más me gustó definitivamente fue el final, porque hicieron ver a las personas un mundo donde las noticias pueden ser mejores, porque las personas han tomado mejores decisiones. Y esto es importante, porque nos sacan de lo acostumbrados que estamos a las malas acciones. Dejan un mensaje donde aunque la codicia de unos hombre por el dinero se disfraza de progreso, esta no es la única que hace avanzar el mundo.

    Sobre el documental de los adolescentes y el dinero, inicialmente prejuzgué a los jóvenes y pensé que eran malcriados y egoístas. Poco a poco dejé esto y empecé a pensar en algo en lo que creo firmemente y es que los padres tienen mucho que ver. Los padres transmiten sus creencias sobre la vida y el dinero a sus hijos y parece que en estos se multiplica y se arraiga mucho más. El dinero mide para muchas personas que tan valioso eres y define tus relaciones sociales y tus oportunidades. El dinero se vuelve una adicción, los jóvenes se vuelven a adictos a la moda y por este camino al dinero. Me sorprendió ver a esa niña de doce años hablara sobre todos sus defectos y las modificaciones que le gustaría hacer a su cuerpo. Recordé el video El Siglo del Individualismo donde se habla de que el consumismo se unió a atributos y emociones.

    En cuanto al documental sobre Esclavitud Infantil en la India, me quedó una gran tristeza. Esto sucede en muchas partes del mundo, especialmente donde impera la pobreza y la falta de educación. Hablan de que los padres son obligados a vender a sus hijos y que los niños son secuestrados; y estos culpan a las deudas y la falta de tierras por ser las causas que los obligan a tomas sus decisiones. Las compañías occidentales aprovechan estas situaciones de esclavitud para obtener productos a precios incomparablemente baratos. Pero yo vuelvo a lo mismo: los padres y madres. No quiero juzgar las decisiones de toda esta cantidad de personas, pero veo muchas madres que no trabajan y envían a sus hijos a hacerlo. No es solo algo económico, me parece que hay algo cultural de fondo. De cualquier manera, el mundo no debiera simplemente dejar que estas cosas pasaran.

    En conclusión tengo varias palabras que desde mi punto de vista parecen estar presentes en estos tres documentales: dinero, codicia, egoísmo, estado, padres y madres.

    El dinero parece ser el fin más importante de la humanidad, por encima de la vida. Y por la codicia todo es permitido. Como toda la sociedad se va impregnando de esta codicia, permite que se pase por encima de las cosas obviamente buenas y correctas. Los padres y madres de familia tienen mucho que ver, porque es en sus manos en donde está la vida de sus hijos y la formación de valores y principios para el futuro.

    Siempre hay un factor común: los demás y el medio son quienes me obligan a tomar decisiones y yo no soy realmente responsable, ¿será que ya todos nos creímos ese cuento? Por lo menos yo, ya empecé a dudar de él y a ser más consciente de que mis decisiones son mi responsabilidad y que yo decido en qué punto estoy entre mi egoísmo y mi amor por los demás.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores