lunes, 28 de junio de 2010

TUS ZONAS ERRONEAS

Escuchamos a mucha gente hablar sobre motivación, sobre cómo podemos mejorar nuestra vida, pero aunque debemos tener criterio para analizar y asimilar toda la información que recibimos, he observado, que se nos hace a veces más fácil aferrarnos a vivir una vida difícil, sin sentido, una vida en donde los problemas sean el pan del día a día.

Es paradójico no? Quien no quiere ser feliz? Todos, pero la verdad es que, cuando veo a mi alrededor, encuentro personas que considero atractivas, inteligentes, con mucho potencial y aparentemente quienes tienen una buena autoestima sobre sí mismos, pero al mirar su comportamiento y su día a día, simplemente veo que sus acciones no son coherentes con lo que expresan , no se valoran y permiten que otros los menosprecien o maltraten en muchos aspectos, todo el día se están quejando de lo “dura” y “complicada” que es la vida, pero teniendo las herramientas para salir de este círculo vicioso no lo hacen, se han acostumbrado a culpar a todos y a todo de su desdicha y sus fracasos.

Pero la idea no es culparse y autoflagelarse, pienso que este libro esta tan vigente después de tantos años, porque va a cosas básicas como seres humanos, lo que pensamos que está controlado, pero resulta que si no lo está nos afecta grandemente.

Espero que quienes lean estas palabras se den cuenta de que la felicidad más que un fin, es el camino, que sí podemos disfrutar la vida, que podemos organizarnos , planear, tener proyectos, no dejar de soñar, a aquellas amigas, a quienes a veces puedo “molestar” tanto con este tema, quisiera que comprendieran que tienen derecho a que alguien las halague, las ame y las respete sin esperar nada a cambio, que pueden amarse a sí mismas y dejar de ser una “carga” para los demás, con esos apegos emocionales que las llenan de sentimientos negativos, que pueden dejar de buscar valor en la aprobación de otros, que lo que son depende de ellas mismas.

Aunque he escuchado conferencias sobre estos temas, creo que este libro lo resume de manera práctica y sencilla, es dar el primer paso para concientizarnos de que si puedo mejorar aquellas zonas de mi vida que me limitan y me llenan de apegos que no me llevan a ninguna parte. Dejar que las heridas sanen y no convertir un momento de dolor en sufrimiento eterno.

Carolina V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores