miércoles, 16 de junio de 2010

TUS ZONAS ERRÓNEAS

Wayne W Dyer. Doctor en psicología por la Universidad de Michigan, conferencista mundial y comentarista de radio y televisión en Estados Unidos.

Cuando comencé este proceso de escuchar los audios, no puedo negar que pensé que eran solo recetas mágicas y aunque buenas, no llegaban más allá.

Poco a poco, se aclaró mi mente, me despojé de prejuicios y vi con mayor claridad, que aunque simples en teoría, los audios son muy poderosos. Aunque lograr lo que hablan puede ser algo imposible a nuestro parecer, está en nosotros buscar con esmero ser personas sin ataduras y esto probablemente nos lleve toda la vida.

Y el audio Tus Zonas Erróneas me recordó esto. Somos nosotros quienes podemos llegar a eliminar nuestras zonas erróneas y así disfrutar de todo lo que la vida nos da.

Según él, el quejarse, el preocuparse, el enfadarse, el sentirse culpable y muchas otras acciones y pensamientos negativos, son comportamientos inmovilizadores y autodestructivos que toman forma de obstáculos en nuestro desarrollo y crecimiento personal.

Si voy eliminando mis zonas erróneas, voy a ir experimentando la felicidad por cada experiencia de la vida, por cada cosa que la vida nos entrega. Mi tiempo va a ser más productivo, porque lo voy a desperdiciar menos quejándome o deseando que las cosas fueran de otra manera.

Se trata de tener independencia psicológica. Ya hemos oído sobre transitar de la independencia a la interdependencia, pero ¿y cómo trabajar en mi independencia? Este audio nos ayuda en este sentido.

Mi independencia psicológica implica que no necesito de los demás. No quiere decir que no desee relaciones con otras personas y que estas sean buenas para mí, sino que no me quede inmovilizado o me desmorone con estas relaciones.

La dependencia no es algo que simplemente sucede por el contacto con gente dominante, es una elección. Soy yo quien le enseña y permite a la gente a que me domine y a tratarme de la manera que siempre me ha tratado. La dependencia se entromete en nuestra vida de muchas maneras, afecta nuestra autoestima, nos apega al pasado, nos lleva a toma decisiones que no nos gustan, nos hace sufrir.

Se trata de ser libre de la obligación de hacer algo que de otra manera no elegiría hacer, de no existir esa relación. Es no vivir para cumplir con lo que otros esperan de mí, de esperar aprobación, sino que la vida se trata de que disfrute realmente el camino que transito durante mi vida. Porque finalmente es mi vida, mi cuerpo, no el de otras personas, así que debo vivirla a través de mí.

De ese modo, la obligación es lo que constituye un problema, más que la relación en sí. La obligación engendra culpa y dependencia, mientras que la libre elección inspira amor e independencia. No hay elección en una relación psicológicamente dependiente, consecuentemente este tipo de alianza provocará siempre indignación y rencores.

Hay que dejar de ser esclavo de la dependencia psicológica. Y esto aplica para la pareja, los hijos, los padres, los jefes, los compañeros de trabajo, los amigos, para todos los roles de nuestra vida.

La vida es una elección. Somos nosotros mismos responsables de nuestros sentimientos y emociones. Tenemos la libertad de elegir como nos comportamos, actuamos y pensamos. Vivir en el presente es esencial para la felicidad. El obsesionarse con el pasado y el preocuparse por el futuro son tiempo perdido que obstaculiza una vida eficiente.

Por lo tanto, para de preocuparte y se feliz… siempre!

Pilar V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores