lunes, 14 de marzo de 2011

Vacas? Cadenas??... No!!

Al escuchar el audio recordé estas letras, “La dificultad de nuestra liberación procede de nuestro amor por las cadenas. Amamos las cadenas, amamos los amos, las seguridades porque nos evitan la angustia de la razón” Dostoievski

Asimilo las cadenas como las vacas de las que nos habla nuestro autor, estamos atados a una serie de refranes, dichos populares etc, nos dejamos llevar por lo que nos ofrece nuestra cotidianidad, “lo que dice todo el mundo”, pues adherirnos a ese pensamiento colectivo es mas fácil que producir uno propio, nos da pereza cuestionarnos, cuestionar nuestro entorno, nos angustia pensar por nosotros mismos porque esto conlleva a una irremediable soledad y fragilidad, pero este primer sentir es totalmente necesario, para darle la verdadera trascendencia al resultado que nos arroja tener una actitud critica frente a la vida.

Nos acostumbramos a vivir en el tranquilo mar de la conformidad, hacemos solo lo estrictamente necesario, no nos preocupamos por dar mas, porque simplemente no vemos la necesidad, nos sumergimos en un mundo de justificaciones para cada uno de nuestros actos mediocres, para todo tenemos un “lo que pasa es que…”, “porque…”, y cada día que pasa nos toca cerrar más y más los ojos y la mente, porque el agua acrecienta su nivel rápidamente, nos urge nadar y nadar sin rumbo fijo para llegar a la orilla, nos aterramos al vernos pataleando asustados sin saber que hacer para salvarnos, lo bueno es que después de un episodio de angustia como este, nos toca aprender de lo que vivimos, despojarnos de lo que creemos saber por "realidad" y prepararnos muy bien para la próxima inmersión.

Nos quejamos continuamente de nosotros, de los demás, de nuestro entorno, del azar, sabemos que es lo que esta mal, somos consientes de lo que hay que hacer para cambiar situaciones, pero nos aterra salirnos de ese cuadrito en el que nos hemos encasillado por voluntad propia, la invitación que nos hace el autor es ha atrevernos a actuar de manera diferente al resto de los otros, a salirnos de ese rebaño en el que nos metimos, a actuar con plena conciencia, a elegir ayudados de nuestro corazón y nuestra pasión, nos invita a liberarnos, no es justo que pasemos nuestra vida soportando y cargando con nuestras frustraciones, merecemos vivir contentos y tranquilos haciendo lo que realmente amamos hacer.

Por Adriana Betancur

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores