lunes, 9 de abril de 2012

Una educación que no sirve para SER humano, no sirve

Nos encontramos en un país en el que la humanidad se desdibuja progresivamente y tristemente parece indetenible. Encontramos una incoherencia absoluta entre el modelo educativo que sustenta teóricamente un perfil de colombiano que no se logra vislumbrar, o peor aún, un perfil de colombiano que es menos de lo que el país necesita. Nos educan para repetir información, para seguir la tradición, para duplicar esquemas y está prohibido romperlos y/o reestructurarlos. 

Ningún estudiante “sabe más” que su profesor, ningún “hijo sabe más” que su padre, se limita así al niño y al adolescente como un objeto que no vale por sí mismo, que no puede pensar por sí mismo y que además “es inteligente” si se ahorra la fatiga y se añade a la mayoría. Ser atrevido, osado, creador o curioso en nuestra sociedad es señal de desadaptación, rebeldía negativa, enfermedad o debilidad. Los padres y las demás autoridades han permeado su responsabilidad con el negro sabor del autoritarismo, entonces, moldeamos a nuestros hijos o estudiantes única y exclusivamente como nos parece, sin tener en cuenta los deseos y las reflexiones de esa persona que por pequeña o frágil que sea no es menos importante y no deja por supuesto de SER humano con capacidades, habilidades, dificultades como cualquier ser humano sobre la faz de la tierra.

Creo que las diferentes crisis que actualmente vivimos en Colombia es causa de la pérdida de estructura humana, y con ello me refiero a una estructura, reflexiva, autónoma, propositiva, consciente que promueva en el sujeto el desarrollo integral de su ser.  No hay en Colombia un modelo educativo que sea consciente de esta falencia y actúe al respecto. No recibí una educación que hiciera pensarme como persona, como ser humano, cómo encontrar mi felicidad, cómo aportar a la sociedad en otros términos que no sean dinero, producción, utilidad, etc. 

Hace falta una educación integral como nos aporta Cornejo una educación en que se vea el hombre como el conjunto de un cuerpo, una mente, una voluntad y una espiritualidad que necesita mucho más que aprender a producir dinero y ocupar su tiempo, un hombre que necesita pensar su lugar en el mundo y más importante aún su papel y su responsabilidad en su propia vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores