viernes, 30 de abril de 2010

EL SECRETO


--> -->
EL SECRETO
Este tema ya no es “tan secreto”, ha sido betseller y se ha difundido por todo el mundo, pero la verdad es que aún seguimos siendo incrédulos al pensar que las cosas buenas que nos pueden suceder las podemos atraer nosotros y que de una u otra manera muchas de las cosas que nos pasan negativas las hemos “buscado” inconscientemente.
Nos sorprende pensar que podamos tener tanto poder, pero la verdad, cuando analizo mi propia vida, me doy cuenta de que en muchas ocasiones he deseado cosas y se me han dado y tal vez no he sido lo suficientemente agradecida, porque se lo dejo a la suerte, a la casualidad y también muchas situaciones angustiantes que he vivido, y cosas que no he hecho que sé que pude hacer, han sido por mi desidia, por falta de confianza en mí misma, por no actuar a tiempo.
No comprendo porque nos asusta tanto escuchar que podemos conseguir felicidad, salud y riqueza y todo lo que queramos, pero analizándolo más, me doy cuenta que nos han enseñado a pensar en negativo, estamos acostumbrados a pensar más en lo malo que nos puede pasar que en lo bueno, y muchas veces creemos que nos merecemos lo que tenemos, como si no pudiéramos aspirar a mejores cosas para nuestra vida.
Suena duro exponerlo de esta manera, y tal vez allí radiquen nuestro temores, en el miedo que sentimos de darnos cuenta de que podríamos lograr muchas cosas si quisiéramos, nos atemoriza pensar que podríamos cambiar nuestra vida y que la fuerza está en nuestro interior, no en las excusas que estamos acostumbrados a exponer, es más fácil culpar a factores externos, a la suerte, a la vida, a otras personas de nuestros males y no aceptar que nuestra vida depende de nosotros, en la misma biblia lo dice, Dios nos da libre albedrio, el nos permite escoger, somos nosotros los que debemos actuar y tomar las riendas de nuestra vida.
Hoy me he convencido de que vale la pena creer en mí, que puedo ser un imán para atraer cosas positivas, porque no? Que puedo perder?, pero si tengo mucho por ganar, quiero sentirme valiente y probar, empezar a utilizar el método de la ley de la atracción, no me cuesta nada y puedo conseguir mucho.
Para esto debemos centrarnos en lo que queremos, no podemos manejar todos nuestro pensamientos, pues nuestro cerebro siempre está funcionando, pero si podemos percatarnos de nuestra emociones, la vida tiene momentos dolorosos, la pérdida de un familiar, una separación, en fin.., pero de nosotros depende perpetuar ese dolor y convertirlo en sufrimiento y hacernos esclavos de este y victimizarnos. Nuestras emociones nos dan aviso sobre cómo nos sentimos frente a ciertas situaciones y lo que debemos hacer es tratar de mantenernos en estados positivos, de alegría, de amor , de paz, a la gran mayoría de nosotros se nos viene a la cabeza que es imposible lograr algo así, pero la verdad es que podemos hacerlo, si tenemos un momento de ira profunda, debemos visualizar algo que nos guste, que nos haga felices, tratar de sentir amor, así vamos minimizando estos sentimientos negativos y atrayendo cosas positivas a nuestra vida.
Nuestro pensamiento no está en piloto automático, es hora de despertar, “sentirse bien” sale como una señal hacia el universo. Las tradiciones, religiones, mitos, en fin, como lo queramos ver, nos hablan de que hay “algo” superior a nosotros, en el secreto lo llaman universo y nos dicen que debemos hacerle pedidos, sin temores, para mi es Dios y de una u otra manera, en la biblia dice lo mismo,” pedid y se os dará, buscad y hallareis, llamad y se os abrirá”, no puede ser más claro, tenemos todo el derecho de hacerlo, siempre nos lo han dicho y simplemente no lo hacemos.
Para muchos de nosotros que somos tan incrédulos y tendemos a ser tan negativos no es fácil, yo estoy luchando con eso constantemente, pensamos en el “como”, e inmediatamente creemos que será imposible o muy difícil, no hace falta saber cómo, si tienes las cosas tan claras y estás seguro de que las recibirás, se atraerá la forma de hacerlo, las dudas traen decepción, pero hay que reconocerlas y cambiar de posición.
Debemos tener fè, siempre preguntamos cuando, pero no debemos desfallecer, las cosas se van dando, debemos creer en lo que aún no vemos, simplemente sucederá.
Otro paso importante es agradecer, sentirnos agradecidos por lo que tenemos actualmente y lo que nos llegará, si lo hacemos el universo nos recompensará.
Algo muy importante en la ley de la atracción es la visualización, pero no se trata solo de “pensar” en algo, si no desearlo de verdad, desechar los pensamientos negativos y fijar en nuestra mente el resultado final, crear la imagen y sumergirnos en la sensación, como si ya lo tuviéramos, no sé porque nos cuesta tanto hacerlo, puede ser un ejercicio hasta relajante y divertido, además que nos acerca más a lo que queremos.
Luchemos contra esas ideas que nos inhiben, esos pensamientos que nos limitan, como que el dinero es malo, que la vida es dura, de ahora en adelante, adopto esta frase como una de mis favoritas “Todo lo que la mente humana pueda concebir, lo puede lograr”
El secreto nos ayuda a mejorar nuestra parte económica, no temamos pedirle al universo lo que queremos, también en las relaciones interpersonales, primero debo enamorarme de mi mismo y con ese amor atraeré a aquellas personas que de verdad me respetan y valoran, en nuestra salud, nuestro cuerpos son la respuesta de nuestras emociones, no es fácil para muchos reconocer que su salud depende de ellos mismos, la mente es más importante que la propia medicación, obviamente, hay que seguir los tratamientos médicos que nos indiquen, pero nuestro cuerpo es tan perfecto, que tiene las herramientas para autocurarse, la mayoría de las enfermedades se dan porque somatizamos emociones, estrés, angustias, la enfermedad no vive en un cuerpo que tiene un estado emocionalmente sano, podemos escoger “ser víctimas”, “el hombre se convierte en aquello que piensa”.
Los cinco pasos para conseguir poner en práctica la ley de la atracción son los siguientes:
1. Dejar de quejarnos tanto, debemos alejarnos de la televisión mala, de aquellas cosas que nos angustian, educarse, leer, conocer, aprender más, no atender cosas negativas, esto nos lleva a un estado mental positivo.
Manifestar la intención, pedir lo que queremos, pensar en ello, solicitarlo al universo.
2. Declarar lo que quiero, con pasión, que quiero tener, hacer o ser.
3. El secreto faltante, Eliminar las ideas autolimitantes, las creencias inconscientes, que sin darnos cuenta nos limitan y que muchas veces nos ayudan a actuar en contra de nosotros mismos ò simplemente nos paralizan.
4. Visualización, pero no solo imaginarnos lo que queremos, si no sentirlo, crear sensaciones.
5. Tomar acción, no temer al fracaso, cuando tengamos una idea de éxito de manera intuitiva, actuemos.
Como lo dije al principio, no tengo nada que perder y sí mucho por ganar y en este momento ya estoy notando cambios en mi vida, no era consciente de ello, pero a medida que voy dándome cuenta de que si tengo poder para atraer lo que quiero, las cosas se van dando, pienso que vale la pena hacerlo.
Carolina Velasquez Giraldo

2 comentarios:

  1. El Secreto habla de la Ley de Atracción. Para mí, la forma más sencilla de ver la Ley de Atracción es pensando en mí como si fuese un imán. Esto es muy similar a las revelaciones de la física cuántica según la cual somos una masa de energía en movimiento con electromagnetismo.

    Soy un imán que ejerce atracción. Esta ley dice que lo similar atrae lo similar, pero a nivel de nuestro pensamiento. De este modo, nuestra a labor como humanos es sostener los pensamientos de lo que deseamos, tener totalmente claro lo que deseamos, y desde ahí comenzamos a invocar unas de las leyes más importantes del universo que es la ley de atracción. Uno se convierte en aquello en lo que piensa todo el tiempo, pero también atrae aquello en lo que piensa todo el tiempo.

    Esto no es nuevo. Ya se han escrito muchísimos libros sobre el pensamiento positivo; como dice Carolina, el secreto no es tan secreto. Todos estos libros nos recomiendan como primera instancia cambiar nuestra mentalidad de negativa hacia positiva.

    Esos libros también nos cuentan historias de cómo una "nueva mentalidad y actitud positiva" tuvo el poder enorme de transformar a diversos individuos, incluyendo sus autores. Y todo ese gran cambio se dio por el simple y sencillo hecho de cambiar la forma de pensar de ésos personajes.

    Así, los pensamientos se vuelven cosas. A la ley de la atracción no le importa si percibo algo como bueno o malo o si lo deseo o no. Responde a mis pensamientos. Por eso es tan importante mi subconsciente, porque es el que puede estar atrayendo las cosas que no quiero a mi vida sin darme cuenta.

    De acuerdo al secreto faltante, hay una ley de contra intenciones inconscientes y para contrarrestarla hay que hacer lo siguiente:

    1. Entiendo que sea lo que sea de lo que me estoy quejando, es algo bueno. Es un trampolín para saltar a donde quiero ir.

    2. Manifiesto mi intención. Voltear mi queja hacia algo positivo, hacia lo que realmente quiero. Aquí defino una dirección, un objetivo. Pero debo definir lo que quiero sin mentirme. Debo admitir que quiero sin miedo al fracaso o al éxito.

    3. Tomo conciencia de mis creencias. Limpio o remuevo mis creencias para liberarlas en todos los roles de mi vida. Tomo conciencia de que soy yo el que le da significado a los eventos y los tomo como realidad.

    4. Asumir la sensación de mis sueños, de mis objetivos. Gozo mi imaginación, creyendo en la realidad de ella. Como si el sueño ya estuviera realizado. Me imagino el resultado final y lo siento como si ya lo hubiera logrado. Esto acelera la ley de atracción. Implica que debo desear con fe y sentimiento, no solo con el pensamiento.

    5. Soltarlo. Desprenderme de lo que quiero a la vez que actúo. Ser consciente de que se puede tener lo que quiera siempre que no me desespere. Es estar en paz y equilibrio con mi presente, saber que aunque quiero muchas cosas, estoy bien si no las tengo. La felicidad está disponible en cada momento de nuestra vida y es gratis.

    ResponderEliminar
  2. Todo esto debe respaldar en el amor, la gratitud, las relaciones con otras personas, la honestidad. Todo esto se trata de vivir la vida.

    Hay que tener siempre una meta por delante (como en los 7 hábitos), que nos obligue a avanzar continuamente. Es decir, con tener un deseo positivo no es suficiente, además a ese deseo hay que imprimirle ese “movimiento” que implica estar siempre detrás de esa meta que nos impusimos.

    Con este video puedo concluir que la buena y la mala suerte no son las que hacen que se tenga éxito o fracaso. Se trata de actitud ante las situaciones que sobrellevamos diariamente.

    Un pesimista dirá ya no puedo, he llegado al final del camino. Un optimista dirá este fracaso es sólo el primer peldaño que me llevará a mi mayor éxito. El pesimista envenena su espíritu y con ello su accionar y su cuerpo. Para el optimista el fracaso es el alimento que le permitirá crecer y obtener fuerzas para dar el siguiente paso. Y no es que piense que es necesario pasar por el fracaso sino que piensa que lo importante es dar el siguiente paso, el que viene por delante, ese que será siempre mayor al anterior.

    Un optimista toma las riendas de su vida y se pone en acción una y otra vez; y a la vez va disfrutando de su vida, del momento. No se queda en el fracaso presente ni en el éxito del pasado, siempre piensa en el éxito del mañana.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores