viernes, 14 de mayo de 2010

ENCARCELADOS EN EL EXTRANJERO - AFRICA.

Este tipo de documentales me hacen aterrizar en la realidad que viven muchos seres humanos y que el resto de la humanidad volvemos invisible, simplemente nos damos la espalda, porque no queremos “saber” más, pero resulta que a veces las circunstancias nos llevan a vivir estas realidades, este grupo de turistas, nunca se imaginó que pudieran caer en manos de los rebeldes africanos, para quienes la vida de estas personas no tenía ningún valor.

Ir a un safari en África, muchas veces atemorizados por el poder de la naturaleza, de aquellos animales que nos parecen “peligrosos”, y darse cuenta de que los seres humanos podemos ser más crueles y peligrosos que cualquier otra especie en el planeta.

Es fácil decir que los secuestradores son unos salvajes, la verdad su comportamiento es totalmente inhumano, no existen valores, ni principios, simplemente piensan en cómo sobrevivir, pero a un costo humano, social y ambiental, que no se puede recuperar nunca.

Pero cuando analizamos la historia de esta guerra nos damos cuenta que es fruto del conflicto de intereses de grandes potencias, por el poder de usufructuar los recursos naturales de esta tierra, a los grandes países , como Estados Unidos, gran Bretaña y Rusia, de una u otra manera les beneficia que las naciones africanas se encuentren en un caos y anarquía total , pues así es mucho más económico explotar la gran riqueza mineral que tienen y simplemente por estar sumidos en estos conflictos armados la gente no tiene tiempo, ni energía, ni recursos para organizarse y defender su autonomía y lo que les pertenece.

Son generaciones de personas que han estado sumidas en estas guerras tan crueles, los niños crecen pensando que esa es la “realidad” del mundo, que nunca saldrán de allí, que es normal portar armas desde la infancia, matar a otros, simplemente porque son “diferentes” a ellos, violar, torturar, desmembrar cuerpos, como parte de la cotidianidad. Pero que tan diferentes son? Es la misma tierra, todos son africanos, y de una u otra manera todos luchan por conseguir mejores condiciones.

Esto me hace pensar que la solución a estos conflictos se encuentra en la conciencia humana, nosotros podríamos cambiar estas realidades, pero es difícil, porque hay demasiado poder y riqueza en juego, pero solo para unos pocos, que no están interesados en lograr paz y armonía, lo que me causa algo de frustración, porque entonces podemos pensar que tal vez nunca vaya a cambiar.

Pero ver esto, me hace darme cuenta de la importancia de que haya un cambio de conciencia, y que cada uno puede aportar, haciéndolo desde su interior, cuando valoramos a otros, cuando nos respetamos, cuando tomamos conciencia de que somos parte de un todo, de este planeta y que solos no lograremos nada, y así empecemos a respetar la vida y a ayudar para que mejoremos nuestras condiciones como seres humanos, no desde la perspectiva económica solamente, sino buscando sanas relaciones, en paz, armonía, con nuestros pares y el planeta en general.

Otro punto que me tocó muchísimo, es como, a medida que se va narrando la historia y se describe a cada personaje, salen a relucir las reacciones ante diferentes situaciones, somos diferentes y cada uno asume su propia postura frente a circunstancias extremas, pero de nosotros depende sacar la fuerza, no siempre el más dotado físicamente sobrevive, la mente nos ayuda mucho, cuando describen como murió la mujer a la que dejaron ir, me aterra pensar que nos podamos paralizar tanto, que ni siquiera siendo libres, podamos movernos para encontrar el camino de regreso, sino, simplemente, sentarnos a esperar morir.

Esto me hace aferrarme más a la idea de que aunque en la vida no manejamos ciertas situaciones, menos este tipo de eventos tan inesperados y aterradores, si podemos desarrollar y sacar a relucir nuestra fortaleza mental y prepararnos para aprovechar las oportunidades y también decidimos como afrontamos los problemas que se nos presentan.

Carolina Velásquez Giraldo.

Click aquí para ver este documental.

1 comentario:

  1. Ver este video me puso los pelos de punta. Los primeros minutos pensé: pero que tontos, porque se van a esos países con tantos problemas de violencia en vez de quedarse en casita o irse a otros lugares paradisiacos (como si aquí no pudiera pasar).

    Pero vaya sorpresa que me llevé. En la medida en que pasaban los minutos cambió mi percepción. Comprendí como el ser humano puede dejar de serlo con tan sólo una decisión y cómo otros pueden alcanzar su máxima humanidad al ayudar a otros arriesgando su propia vida.

    Es increíble hasta dónde puede llegar el racismo y el odio en las manos de individuos políticos... es increíble hasta donde se puede embrutecer a las masas y manipularlas por las ambiciones de unos pocos individuos...

    Pero hay que reflexionar es sobre la actitud de los individuos, hasta cuando la gente abrirá sus ojos de verdad, su mente, su corazón... y cometer actos racionalmente?

    Podría destacar lo siguiente:

    Ante situaciones difíciles podemos optar por ignorar, aceptar o rechazar los estímulos que nos provocan perturbaciones emocionales o temores. La probabilidad de convertirnos en víctimas, crece al mismo tiempo que damos paso a nuestra natural tendencia a negar dicha probabilidad. La verdad es que el riesgo siempre está presente y creciente. Pero en situaciones como esta, no es posible hacer ninguna predicción, no hay lógica que lo permita.

    En todo el proceso, este rehén es sujetó a diversas experiencias, algunas violetas, deshumanizadoras y desorientadoras; se vio expuesto a fuertes tensiones emocionales que le demandaron ajustes críticos en su conducta, para lograr sobrevivir. Mantuvo su energía y su pensamiento puesto en que lograría salir la mayor parte del tiempo.

    Sin hacer comparaciones, en nuestra vida optamos muchas veces por ser víctimas. ¡Tenemos la libertad, Seamos nuestros creadores!.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores