jueves, 13 de mayo de 2010

LOS CUATRO ACUERDOS


Autor: Miguel Ruiz

Este autor habla del hechizo de los acuerdos producidos por el sueño del planeta, que corresponde al conjunto de creencias que nos inculcan desde que nacemos y que vamos aceptando a la largo de nuestra vida y que nos domestican. Nos guía hacia una introspección en que seamos conscientes de que vivimos con nuestra mente en la bruma para poder ser realmente libres y nos plantea 4 acciones que pueden ayudar en la lucha por nuestra libertad.

Muchas veces, todos hemos oído comentar que la vida es como una escuela en la que tenemos que ir pasando niveles y tiene reglas o acuerdos. Esto nos hace evolucionar y como en el famoso juego de la vida, graduarnos o ganar. Pero la vida más que un juego de evolución, es una realidad construida diariamente a través de las acciones guiadas por nuestros sueños.

La introspección nos ayuda a acceder a esa realidad, pero debemos actuar. Se puede empezar con pequeñas cosas. Hay 4 opciones para empezar que son de gran ayuda:

Ser impecable con las palabras, nos da el poder para avanzar en la dirección de la verdad y el amor. Hablar con integridad y evitando hablar contra uno mismo y chismorrear sobre los demás, nos llena de nuestra propia magia, nuestra propia ilusión. Al ser impecables en las palabras, trascendemos nuestro nivel de existencia.

No tomar nada personal, nos hace inmune a las opiniones y actos de los demás, dejamos de ser víctimas de un sufrimiento innecesario. Lo que los demás dicen y hacen es una proyección de su propia realidad, de su propio sueño, nada de lo que hacen es por nosotros. Esto nos llevará al éxito y a la abundancia.

No hacer suposiciones, encontrando la valentía para preguntar y expresar lo que realmente queremos, o simplemente guardar silencio para no afectar a los demás, aclara nuestra mente, nos evita malentendidos, tristezas y dramas. Nos permite comunicarme con habilidad y claridad y nuestras palabras se vuelven impecables.

Hacer siempre lo máximo que podamos bajo cualquier circunstancia, evita que nos juzguemos, maltratemos y lamentemos.

Muchos vivimos engañados y nos sometemos a nosotros mismos, a nuestras creencias. Aparentemente esta es la manera de aguantar la realidad. Pero vale la pena adentrarse en lo que somos, tan pronto como se nos presenta la ocasión; y los 4 acuerdos es esa ocasión. Es una ocasión para reconocer la ilusión, el sueño del planeta, para verlo por lo que es. La ilusión, llega a su fin cuando la reconocemos, se desvanece.

Cuando vemos lo que somos, la realidad de lo que somos emerge espontáneamente y rompemos los hechizos de esa ilusión, realmente evolucionamos y nos convertimos en seres felices y llenos de amor, es la evolución de la mente. Cuando somos personas llenas de las exigencias y problemas de nuestro sueño erróneo, no podemos amar, ni encontrar la felicidad, porque ya tenemos bastante con defendernos de lo que creemos que nos está atacando o con conformarnos con lo que nos toca.

Con estos acuerdos iniciamos el proceso de transformación de nuestras vidas, de salir de la domesticación. Dejamos de ser víctimas de nosotros y de los demás, vemos la ilusión y cambiamos a un nuevo sueño, un sueño nuestro, nacido en nuestra libertad. Se trata de tener la concentración y la fuerza de un guerrero para reprogramar nuestra mente e ir cambiando los viejos acuerdos por nuevos acuerdos que nos hagan felices.

Cada vez que pasamos de un acuerdo a otro nacido desde nuestra libertad, nos enfrentamos a la muerte. Hacemos un tránsito desconocido, por esa nueva etapa en nuestro caminar que tanto nos asusta a veces sin saberlo. El miedo a la muerte provoca en nosotros la ignorancia y el sufrimiento por nuestros apegos.

Debemos dar gracias a Dios por despedirnos de las cosas que nos hacen ser víctimas de nosotros mismos, porque mueran para hacernos más armoniosos, por poder despertar de nuevo, aunque sea poquito a poco.

Hay tantas posibilidades de acertar como de equivocarse. Pero una guía para nuestro nuevo sueño es que siempre esté presente el amor, el perdón, la gratitud. Elijo haczerlo y enfrentarme a la muerte con valentía.

Un pensamiento del filosofo griego Sócrates acerca de la muerte, dice lo siguiente: "El temor a la muerte, señores, no es otra cosa que considerarse sabio sin serlo, ya que es creer saber sobre aquello que no se sabe. Quizá la muerte sea la mayor bendición del ser humano, nadie lo sabe, y sin embargo todo el mundo le teme como si supiera con absoluta certeza que es el peor de los males".

Pilar V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores