martes, 17 de agosto de 2010

DOCUMENTAL LOS NIÑOS DE LA ESTACIÓN DE STALINGRADO

Averiguando en internet sobre los niños en la calle, me encontré con esto:

“Que haya niños malviviendo en la calle no es un fenómeno reciente, como lo demuestran algunos cuadros constumbristas de conocidos pintores como Murillo. En la introducción de su Historia del abandono infantil en la Rusia soviética (1918-1930), Alan Ball afirma:

"Los niños huérfanos o abandonados han sido una fuente de miseria desde antiguo. Aparentemente estuvieron relacionados con la prostitución de jóvenes en la Roma de Augusto y, pocos siglos después, motivaron que un concilio eclesiástico convocado en el Galia Transalpina declarase: Respecto a los niños abandonados: Hay una queja generalizada de que en estos días están más expuestos a los perros que a la amabilidad. Sobre la Rusia zarista, algunas fuentes describen a grupos de muchachos vagabundeando por las calles, es éste un fenómeno que ha sobrevivido a todos los métodos de erradicación intentados. Mucho antes de la revolución rusa, el término "bezprizornye" había conquistado una amplia difusión”.

En 1848, Lord Ashley describía más de 30.000 niños "abandonados, vagabundos, despojados, desnudos y delincuentes" que circulaban por todo Londres. En 1890, el periodista Jacob Riis describió a ciertos "árabes callejeros" de Nueva York, cuyas características y medios de vida podrían ser fácilmente reconocidos en los actuales niños de la calle. Hacia 1922, se contaban en Rusia cerca de 7.000.000 de niños sin hogar, como resultado de casi una década de devastación continuada, entre la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil Rusa. Estos niños abandonados formaban bandas juveniles, creando sus propios grupos sociales, su argot, y dedicándose básicamente al robo y a la prostitución. El mundo de la cultura ofreció su perspectiva del asunto con personajes como Kim, de Kipling, un niño de la calle indio, o Gavroche, en Los miserables de Víctor Hugo. La banda de carteristas de Fagin en Oliver Twist, así como los Irregulares de Baker Street descritos por Arthur Conan Doyle, atestiguan la presencia de niños de la calle en el Londres decimonónico”.

Ya sea que entre la ciudadanía haya aumentado la conciencia sobre los niños de la calle, o que haya aumentado su cifra, estos niños siempre han existido.

La desintegración familiar, la violencia intrafamiliar y la guerra son elementos que están siempre presentes en cualquier país. Pero también hay unas causas internas como la falta de resiliencia, que no es más que la falta de capacidad de enfrentar un entorno negativo y lograr salir adelante, aprendiendo diversas lecciones que son implementadas para resolver problemas futuros. Y que es eso de resiliencia? Pues es cómo procesó sus experiencias de vida cada niños, niña y adolescente, si tuvieron modelos a imitar para enfrentar o rehuir de los problemas.

La psicología positiva considera a los problemas como desafíos, que son enfrentados y superados por las personas gracias a la resiliencia. Existen diversas circunstancias que favorecerán o no el desarrollo de las resiliencia en cada ser humano, como la educación, las relaciones familiares y el contexto social.

Los especialistas afirman que la resiliencia está vinculada a la autoestima, por lo que es importante trabajar con los niños desde pequeños para que puedan desarrollar sanamente esta capacidad.

Un niño con buena autoestima se transformará en un adulto con buena capacidad de resiliencia, por lo que estará preparado para superar los obstáculos que encuentre a lo largo de su vida.

Podría resumirse como la energía que tenemos para no rompernos cuando somos impactados por alguna situación adversa. La que nos permite mantenernos unidos a nuestros principios.

Los niños y niñas resilientes suelen responder adecuadamente frente a los problemas cotidianos, son más flexibles y sociables, predominancia de lo racional, buena capacidad de auto-control y autonomía. En cuanto a lo familiar, no han sufrido separaciones o pérdidas tempranas y han vivido en condiciones económicas y familiares relativamente estables presentando con frecuencia características de personalidad o habilidades entre las que se puede mencionar:

  • Adecuada autoestima y autoeficacia.
  • Mayor capacidad de enfrentar constructivamente la competencia y aprender de los propios errores.Mejores y más eficaces estilos de afrontamiento.
  • Capacidad de recurrir al apoyo de los adultos cuando sea necesario.
  • Actitud orientada al futuro.
  • Optimismo y mayor tendencia a manifestar sentimientos de esperanza.
  • Mayor coeficiente intelectual.
  • Capacidad empática.
  • Accesibilidad y buen sentido del humor.

Al ver este documental, veo unos niños tan pequeños pero aunque sumidos en la droga y la violencia saben que no está bien para ellos. Muchos quieren ir a orfanatos a tener una vida normal o se tratan de alejar de su realidad a través del juego y del canto. Pero por las circunstancias y la falta de un modelo, estos niños van perdiendo la seguridad de lo que son y lo que valen.

Y yo solía pensar que un niño que a esta edad tan temprana ha vivido todo esto, no puede cambiar, pero hoy más que nunca estoy convencida que no es así. La resiliencia no es un rasgo que las personas tienen o no tienen. Conlleva conductas, pensamientos y acciones que cualquier persona puede aprender y desarrollar.

Sólo falta una relación con un adulto significativo, que reafirme la confianza en sí mismo del individuo, que lo motive, y por sobre todo le demuestre su cariño y aceptación incondicional. Esto es lo mejor que cualquier persona puede dar a otra.

Y con esto, me siento mucho más orgullosa de estar aprendiendo lo que estoy aprendiendo, porque sé que puedo ayudar a través de esto a muchas personas. Y Dios nos permita en la Asociación llegar hasta este punto y mucho más allá.

Pilar V.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores