martes, 17 de agosto de 2010

DOCUMENTAL SOLO

Existen muchas personas hoy y en nuestra historia, que han conseguido superar situaciones imposibles, sólo porque se lo han propuesto. Ya sea que llegaran a ella por su elección como en el caso del documental Solo donde un deportista extremo decide realizar un sueño; o por las circunstancias como en el caso de muchas personas enfrentadas a situaciones que no buscaron.

Muy a menudo escuchamos y decimos que todo está en la mente, que nada es imposible y que se trata simplemente de proponérselo. Con estas historias nos damos cuenta que es verdad esta idea.

Mike Horn, surafricano, de 43 años, de profesión aventurero, lleva el reto en el ADN. "Lo que hago no es extraordinario, para mí es algo normal, porque es lo que quiero hacer". Esa "normalidad" pasa por nadar el río Amazonas, desde Perú hasta el Atlántico; por rodear el mundo sobre la línea del Ecuador (40.000 kilómetros); Él no se da por vencido. "Lo imposible sólo existe hasta que encuentras la manera de hacerlo posible"

No importa si el objetivo es ganar el éxito por nuestro instinto de competencia o de supervivencia, muchas personas han conseguido superar situaciones que a priori podían parecer completamente imposibles y sobrenaturales.

Cualquiera que sea la situación que nos puso al límite, siempre tenemos nuestro instinto de supervivencia que nos dice que mientras exista una mínima esperanza el ser humano elegirá siempre la vida a abandonarse a la muerte. Nos mueve un fuerte miedo a morir y ese miedo es el combustible que nos permite mantenernos vivos.

Siempre he creído que el éxito no es una sola cosa. Es decir, no se trata de tener la casa más costosa, el carro más costoso, la familia más hermosa, el mejor empleo en una compañía, los ingresos más altos del mundo, etcétera. El éxito es algo muy personal y lo defino como aquello que otorga felicidad a cada individuo. Un ama de casa puede ser exitosa, un granjero puede ser un hombre exitoso.

Muchas personas deciden imponerse grandes retos y eso está bien, aunque en ocasiones les cueste la vida. Gracias a ellos la humanidad ha podido descubrir grandes cosas y ampliar sus posibilidades.

Pero en la vida cotidiana de los más de 6.200 millones de habitantes del mundo, el problema es que pensamos que debemos estar al límite, al borde la muerte, donde peligra nuestra supervivencia para actuar y hacer las cosas bien, y en este momento todo puede ser tan complicado y podemos sufrir tanto. Cuando podemos actuar sin necesidad de estar al borde del abismo.

Pero tal como si nos enfrentáramos a la muerte, nos llenamos de miedo y nos quedamos estáticos ante la idea de hacer pequeños cambios en nuestra vida, como cambiar de empleo, dejar una pareja que no nos trata con amor, y agrandamos nuestros problemas por un miedo que en nuestra mente tiene un tamaño monstruoso, más grande de lo que en realidad puede ser. Y hay otros se no esperan y arrancan una carrera por lograr su éxito que los pone al límite y los puede llevar también a su muerte como Julián el personaje de El monje que vendió su Ferrari que afectó enormemente su salud y vitalidad.

Es cierto que hay que hacer lo máximo posible por alcanzar nuestro sueño, pero sin perdernos a nosotros mismos ni nuestro foco. Horn, habla sobre los retos que se impone el ser humano y dice: "El verdadero viaje no es el que te lleva lejos, sino el que se produce en tu interior. Este valor se queda contigo siempre; nadie te lo puede quitar".

Click aquí para ver este documental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores