jueves, 10 de febrero de 2011

LOS CUATRO ACUERDOS

José Luis Aristizabal Ramírez
Los cuatro acuerdos

La impecabilidad de la palabra es importante para logra un proceso interior de desaprender, de poder construir un lenguaje “sin pecado” es decir que no atente contra otro ni contra uno mismo, siendo impecable en la palabra nos alejamos de muchos errores inconscientes y otros tantos conscientes y nos acercamos a la vida, a la paz, a la felicidad y al éxito personal.

Ya que podemos hablar usemos esa facultad para ser felices para hacer el bien, ser impecable con la palabra es la cuota inicial de un proceso de transformación que requiere de disciplina y voluntad, no es fácil luchar contra la domesticación a la cual hemos sido sometidos desde nuestra gestación pero ahí radica la grandeza de la recompensa obtenida, el saber que hemos “nacido de nuevo” con patrones de conducta saludables como el no tomarnos nada personal evitando así el dolor que otro quiera causarnos.

Otro habito que eliminamos al ser impecables con la palabra es el evitar las suposiciones, valoramos el hablar, el preguntar y no hacer suposiciones, no le atribuimos a otros nuestros deseos, frustraciones, anhelos, deseos y demás elementos que alteran la realidad de las acciones y/o palabras de los otros para lograr esta importante transformación en nuestras vidas es indispensable dar lo mejor de uno mismo, hacer lo mejor siempre, esto es vital hacerlo en cada acuerdo para logra el cometido ya que no es fácil se hace entonces necesario dar lo mejor trabajar duro cada día con la voluntad de un guerrero para así dominar nuestros destinos, el trabajo es la clave del éxito y definitivamente solo en el diccionario éxito aparece antes que trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores