viernes, 11 de febrero de 2011

LOS CUATRO ACUERDOS


Aunque el desarrollo de las relaciones sociales está estructurado bajo acuerdos, que no son más que la manifestación de las decisiones convenidas o concertadas entre las voluntades de las personas, pareciera que en medio del ajetreo rutinario pocas veces nos detuviéramos a pensar en el funcionamiento que desempeñamos dentro de esos acuerdos de los que hacemos parte y solemos replicar sin mayor cuestionamiento sobre la injerencia que estos estén teniendo en nuestras vidas.
Aceptamos una reglas de convivencia, decidimos si las cumplimos o no, independientemente de estar o no de acuerdo, sin embargo, frecuentemente convenimos con unos códigos sociales, principalmente de estatus, que suelen guiar nuestros comportamientos según el contexto en el que nos encontremos y que por lo general o dictaminaran la normalidad de nuestras acciones o las justificaran; en ambos casos solemos ser parte de este señalamiento siempre a otro, a pesar de conocer nuestro desagrado cuando sentimos que somos señalados sin más o por la razón que sea. Este círculo vicioso es el resultado de esos códigos que están hechos de acuerdos silenciosos dirigidos principalmente por la lucha de los egos y digerida por la vana e ilusoria invención de los miedos.
Es por eso que resulta de trascendental importancia hacer un alto en nuestras vidas para revisar que tipo de acuerdos silenciosos estamos siguiendo en la vida y cómo nos está funcionando en lo personal, es decir, nos proporciona tranquilidad y felicidad o por el contrario es una presión constante en la cabeza. Es necesario romper con aquellos acuerdos que irrumpen la calma de nuestro ser y pactar con nosotros mismos nuevos acuerdos que nos conduzcan a la reconciliación interior. Si el verbo es creador y la palabra tiene poder, entonces podemos crear acuerdos que hagan de nuestra existencia una experiencia liberadora. De ahí que aprender sobre la importancia de la impecabilidad de la palabra, no tomarse nada personal, no hacer suposiciones y hacer siempre lo mejor que pueda, son una manera de acuerdos fundamentales que nos recuerdan la esencia las relaciones simples y armoniosas.
Por Diana María Gutiérrez R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores