lunes, 21 de marzo de 2011

COMUNICACIÓN…EN CONTACTO Y RELACIÓN CON LOS OTROS

Comunicarse, es una capacidad universal en todos los seres vivos, no obstante en los seres humanos la vivimos de manera única y exclusiva a partir de la palabra, este es el lenguaje que nos hace distintivos de los demás seres. De ahí que el uso de la palabra aunque sea algo normal para todos, merece ser reflexionado y valorado por cada quien. Hay distintos idiomas, lenguajes, pero también diversas maneras de usar la palabra, me refiero al cómo asumimos y expresamos la información o ideas que estamos comunicando a las demás personas, independientemente del idioma.

Cuando nos comunicamos, no sólo expresamos una información sino también un estilo de contacto o relación con el otro, donde se implica emociones y actitudes recíprocamente; a través de un intercambio de mensajes existe un intercambio de percepciones desde nuestros sentidos, que influyen junto a las creencias propias en cómo entendemos lo que nos dicen, pero también en la valoración que le damos a la misma y a la persona que lo manifiesta.

Teniendo en cuenta lo anterior, debemos procurar que lo que comunicamos sea expresado de manera coherente entre el lenguaje verbal y el lenguaje analógico o corporal, pues si pensamos en términos numéricos, al enunciar palabras el sentido responsable de estar atento es nuestro oír, pero son más los otros sentidos que en silencio se encuentran activos comunicando muchas percepciones a nuestra mente, me refiero a nuestros sentidos visual, kinestésico o tacto, gusto y olor, sentidos que están valorando el mensaje que nos dan o que damos a otro, cada uno desde su especialidad en conexión con su propia memoria. ¿cómo así?, alguna vez todos hemos experimentado que olemos algo y nos recuerda a alguien después de años, es nuestra memoria olfativa, asimismo sucede en los otros sentidos, comunican más allá de sensaciones, formas de sentir, pensar y actuar ante lo que percibe, en este caso, ante lo que nos comunican o comunicamos.

Así, el construir una capacidad discursiva implica construir una capacidad de comunicación asertiva, y una manera de hacerlo es pensar y usar nuestros sentidos como un equipo y no una suma de elementos, de forma que la información oral que expresemos se dé desde la mayor sintonía entre nuestro lenguaje analógico y el verbal. Es decir, si quiero expresar una propuesta innovadora en la que tenemos una fuerte convicción, que lo innovador se evidencie en nuestra seguridad y emoción; si quiero revelar una verdad, que la verdad se vea en nuestros ojos; si quiero exponer una crítica constructiva, que sea con un tono asertivo y no a regañadientes, mirando a la persona evaluando sus ideas sin juzgar a la persona; si quiero expresar un te quiero que este se comunique con seguridad y afecto. En últimas, ser asumir la comunicación como una forma de relación con los otros, procurando darnos el valor a nosotros mismos a través de nuestras palabras y a los demás a través de la escucha activa y comunicación asertiva.
Jessica Suescún Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores