jueves, 17 de marzo de 2011

El crecimiento Personal

El título me es muy familiar, crecer? Personalmente? Claro que si. Entendí que era posible después muchos ensayos y errores, de aciertos y desaciertos. Y comprendí que el crecimiento personal es lo más valioso que pueda llegar a desarrollar un ser humano, porque es ahí donde descubre su verdadero Poder.

Cansada de buscar por fuera, de necesitar factores externos y encontrar solo sensaciones momentáneas, llega un día por causalidad un audio de Louis L. Hay, quien con su voz, logró cautivarme y me enseñó que todas las respuestas que andaba buscando, las tenía dentro de mí.

También comprendí, que la búsqueda de aprobación y de amor en los otros, no era más que una búsqueda absurda, porque ellos no tienen porque darme lo que yo ya tengo. También comencé a descubrir más a esta autora, con su curso de milagros y el Poder esta dentro de ti.

Ella me ayudó a entender que yo quería mi Cambio personal y así a descubrir otros maravillosos autores como Eckhart Tolle, Alejandra Plaza, otros y luego llegar a los Gansos y también escuchar de Francisco Cáceres quien expone sobre la PNL.

Me parece un secreto maravilloso, descubrir este Tesoro que me ayuda a entender todo lo que soy como humana y lo que puedo hacer SI ASÍ LO DESEO.

Cáceres nos explica como los seres humanos estamos llenos de presuposiciones y estas, son primordiales a la hora de establecer juicios y reaccionar ante cualquier situación. También entiendo que mis experiencias, son el resultado de mis representaciones internas y yo soy la única de cambiarle el color a las cosas.

Con la PNL comprendemos también, que es de vital importancia tener los objetivos de nuestra vida claros, para así, saber hacía donde actuar y obtener resultados exitosos. Pero también vemos como de nuevo vuelve a jugar el papel de la Comunicación como el protagonista, porque no soy un humano aislado, soy un ser Humano, con el todo y mi yo interno, lo reflejo en lo externo y por ende en mi lenguaje, expresiones e interrelaciones.

Y precisamente para construir una Comunicación eficaz, es vital la práctica de PNL, para hacerme una programación adecuada y ser consecuente con lo que deseo, ya que nuestro cerebro funciona como un computador y responde a las órdenes y estímulos que yo le doy.

Así que, la PNL me ayuda a descubrir que no necesito nada externo para cambiar o ser feliz. Todos los recursos los tengo dentro de mí y cuando solamente Yo, tome la decisión de hacer uso de estos, podré experimentar cambios inimaginables en mi existencia.
Todos los recursos como el Valor, Coraje, Fuerza, Tranquilidad y otros se hallan dentro de mí y no necesito esperar factores externos para ser feliz.

También es importante resaltar que yo soy un ser humano lleno de Amor, independiente de la situación que viva o las situaciones que genere, sigo siendo un ser humano con infinidad de cualidades no palpables. El potencial es intocable y sea cual sea la situación este, se mantiene constante y no podemos calificar nuestro potencial, según nuestro comportamiento.

Así que, no es posible admitir auto juicios porque lo único que obtenemos es lastimarnos y estancarnos. Se debe tener siempre presente que Todo se puede Cambiar, sólo se necesita de Voluntad para comenzar.

2 comentarios:

  1. El Maestro y el 5%
    27JUL
    Teníamos una clase de Fisiología en la Facultad después de la semana santa. Como la mayoría de los alumnos había viajado, todos estaban ansiosos por contar las novedades a los compañeros y la excitación era general.
    Un viejo profesor entró en el salón e inmediatamente percibió que tendría dificultad para conseguir silencio. Con gran dosis de paciencia intentó comenzar la clase; ¿tu crees que nos callamos?
    Nada!
    Con cierto respeto, el profesor volvió a pedir silencio educadamente. No resultó, ignoramos la solicitud y continuamos firmes con la conversación. Ahí fue cuando el viejo profesor perdió la paciencia y nos retó, como nunca ví antes. Mira lo que dijo:
    “Presten atención porque voy a decir esto una sola vez”, dijo, levantando la voz.
    Un silencio de culpa se instaló en todo el salón. El profesor continuó:
    “Desde que comencé a enseñar, hace ya muchos años, descubrí que nosotros los profesores trabajamos con el 5% de los alumnos de una clase. En todos estos años observé que de cada cien alumnos, apenas cinco son realmente aquellos que hacen alguna diferencia en el futuro, apenas cinco se vuelven profesionales brillantes y contribuyen de forma significativa a mejorar la calidad de vida de las personas.”
    “EL otro 95% sirve solo para hacer volumen. Son mediocres y pasan por la vida sin dejar nada útil.”
    “Lo interesante es que este porcentaje vale para todo el mundo. Si ustedes prestan atención notarán que de cien profesores, apenas cinco son aquellos que hacen la diferencia; de cien médicos, apenas cinco son excelentes; de cien abogados, apenas cinco son verdaderos profesionales; y podría generalizar más: de cien personas, apenas cinco son verdaderamente especiales.”
    “Es una pena muy grande no tener como separar este 5% del resto, pues si eso fuera posible, dejaría apenas los alumnos especiales en este salón y mandaría a los demás afuera; entonces tendría el silencio necesario para dar una buena clase y dormiría tranquilo sabiendo que he invertido en los mejores.”
    “Pero desgraciadamente no hay cómo saber cuáles de ustedes son esos alumnos. Solo el tiempo es capaz de mostrar eso. Por lo tanto, tendré que conformarme e intentar dar una buena clase para los alumnos especiales, a pesar del desorden hecho por el resto.”
    “Claro que cada uno de ustedes siempre puede elegir a cuál grupo quiere pertenecer. Gracias por la atención y vamos a la clase de hoy.”
    No sería preciso decir el silencio que hubo en la clase y el nivel de atención que el profesor consiguió después de aquel discurso. El reto nos tocó a todos, pues el curso tuvo un comportamiento ejemplar en todas las clases de Fisiología durante todo el semestre. A fin de cuentas, ¿a quién le gustaría ser clasificado como “parte del montón”?
    Hoy no recuerdo muchas cosas de las clases de Fisiología, pero del reto del profesor nunca más me olvidé. Para mí aquel profesor fue uno del 5% que hicieron la diferencia en mi vida. De hecho, percibí que el tenía razón y, desde entonces, he hecho todo para estar en el grupo del 5%, pero, como dijo él, no hay cómo saber si vamos por buen camino o no, solo el tiempo dirá a qué grupo pertenecemos.
    Sin embargo, una cosa es cierta: si no intentamos ser especiales en todo lo que hacemos, si no intentamos hacer todo lo mejor posible, seguramente seremos uno más del montón.

    ResponderEliminar
  2. MI LABOR.

    Muchas veces he reflexionado sobre mi labor de docente y a veces como que se me baja el ánimo por no encontrar la forma, busco y trato de nuevo y encuentro grandes resultados y satisfacciones en mi labor.
    Los docentes a veces por la tecnología y el patrón de intereses de los jóvenes, parecemos una raza obligada a desaparecer.
    Las tecnologías han desplazado la enseñanza a tal punto que se han convertido en el amigo fie de nuestros niños y jóvenes, ese refugio que utilizan cada vez más, pero entonces me pregunto ¿no será acaso que ellos nos quieren dar un mensaje, una señal de auxilio? Si la sociedad en la que vivimos a tratado de volver a nuestros jóvenes autodidactas, sin tener en cuenta que todos eran herramientas, no podrán desplazar el afecto, las uniones, la felicidad y esa paz de sentirnos bien con otros y con nosotros mismos.
    Nuestros jóvenes solo han tomado quizás el camino que ha sido más fácil para ellos ya que vivimos en una sociedad, que paso de ser binuclear a mono nuclear. (Un solo padre). Ser el cual muchas veces no ven sino una vez por semana. Los dejamos a que se defiendan y aprendan de la vida solos, Porque nosotros debemos producir para sacarlos adelante y brindarles todo aquello con lo cual no sentirán nuestra ausencia. Esa es nuestra vocación el transmitir la educación, educación que recibimos, a veces haciendo picos que no nos gustan pero son bien pagos y para que más.
    Miguel Ángel Cornejo nos muestra en esta conferencia desde un semblante diferente la realidad a la que nos enfrentamos y la solución que muchos buscamos, permitiéndonos a los docentes ser protagonistas de ese cambio desde el aula de clase. Tomar el verdadero papel que nos corresponde. Como artífices de ese cambio y acudir a esa señal de auxilio que cada día nuestros estudiantes nos envían pero no hemos sabido entender. El convertirnos en algo más que la persona que esta al frente y tiene el control sobre los actos de todo ese cuarto, ser el amigo, quien escucha, el guía, el padre suplente a quien el acude cuando existe un problema. En quien el confié para poder entender sus emociones

    “no seria mejor ser nosotros sus educadores”

    ResponderEliminar

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores