viernes, 11 de marzo de 2011

No es necesario que maten mis vacas…o será una excusa ?

Quiero tener vacas en mi vida siempre y cuando no estén bajo las manchas de la mediocridad y el conformismo, pues se que nos sumerjen en un estado de letargo rutinario y suicida...nos pasamos los días sobreviviendo.

Buscando un ejemplo reciente recordé hace poco, al recibir una escasa y desabrida atención de una vendedora de pasajes en el MIO todos los días en el turno de las cinco de la mañana, a quien por cierto en complicidad con mi sobrina, tenemos planeado regalarle una "notica", pero no ha sido posible dársela, no la hemos vuelto a ver...será que alguien se nos adelantó? El texto dice: Si no te gusta tu trabajo...Renuncia! Haznos ese favor y también te beneficiarás.

Volviendo a mi caso, quiero compartirles mi visión, creyendo que las limitaciones autoimpuestas y la comodidad, son "vacas" que no quiero volver a cargar.


Mi Visión...Mi Realidad.

Hoy estoy disfrutando de un mundo mejor como consecuencia de la autodisciplina aplicada en todos los aspectos de mi vida.

Sigo sintiéndome una mujer sana, equilibrada, amada, auténtica, libre, honesta y curiosa.

Gerencio recursos económicos propios importantes, debido a que en todas mis transacciones he aplicado con mayor fervor el principio "Ganar Ganar", especialmente en los últimos diez años.

Me siento satisfecha por encontrar en otros países sedes de empresas colombianas, comerciales y sociales, con mayor razón por las que he aportado mi granito de arena.

Los amigos que ahora tengo me han permitido ser más divertida y relajada, con frecuencia me sorprendo porque aunque vivimos en diferentes continentes siempre logramos la forma de reunirnos para deleitarmos con nuestra "orquesta sinfónica doméstica" que suena mejor cuando "Tati" está conmigo. También, nadamos por horas...Como todos somos políglotas, estamos decidiendo cuál será el próximo idioma a dominar. Su apoyo ha sido vital!

La mayoría de ellos no se cansan de ir a Colombia, claro que a mi me pasa lo mismo con la Isla Bora Bora en la Polinesia, seguramente este año, mi esposo y yo, construiremos una casa allí (él, desde el primer día no ha dejado de ser mi cómplice...aquí entre nos, la clave ha sido: No suponer). Lo adoro!

Sería perfecto que estuviera lista para diciembre y así compartir con mi mamá, quien por cierto cada vez es más fácil que viaje en avión, por supuesto espero a mis hermanos y mis hermosos sobrinos con los brazos abiertos.

Espero, mañana como siempre, darle gracias a Dios por permitirme vivirlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Enlaces de Interés

Google+ Followers

Seguidores